Solicite ya su cita por teléfono: 985 77 16 77

Metodología

Nuestro Programa de Atención Integral se basa en la integración de diversas disciplinas: Psiquiatría, Psicología, Psicoterapia y Actividades terapéuticas complementarias.

El Programa se divide en cuatro fases:

Evaluación y diagnóstico clínico: conocer el problema.

  • Entrevista clínica con Psiquiatría y Psicología
  • Evaluación de síntomas
  • Estudio completo de la personalidad y del medio.
  • Entrevistas y pruebas psicodiagnósticas complementarias.
  • Elaboración de Historia Clínica.
  • Diagnóstico clínico.
  • Diseño de Plan Terapéutico personalizado

Es fundamental:

  • Compartir con el paciente la explicación del problema y de los factores que puedan estar manteniendo su sintomatología.
  • Trabajar la motivación de cambio, apostando por una evaluación constructiva y colaboradora.

Si el paciente comprende lo que le ocurre, será más fácil participar en la siguiente fase del programa, La Terapia.

Terapia Cognitiva-Conductual individual

Tratamiento que focaliza en modificar los comportamientos y pensamientos que gestionan el problema psicológico que se quiere intervenir.

A través de sesiones individualizadas, evaluamos e intervenimos en las características de la persona, sus habilidades, sus competencias, sus debilidades, su contexto social, laboral, familiar.

Se enseñan al paciente estrategias que le ayuden a modificar su situación y afrontarla de manera más saludable y menos problemática.

Terapia Cognitiva-Conductual grupal

Terapia significativa en nuestro programa terapéutico, ya que diariamente, en horario de mañana y tarde se llevan a cabo sesiones en grupo a través de técnicas expositivas y dinámicas.

Reforzamos el manejo de problemas concretos, habilidades conductuales y cognitivas, fomentamos la promoción de la expresión emocional, el cambio psicológico y el papel activo de la persona.

Acompañamos la psicoterapia con diferentes actividades.

  • Terapia ocupacional en Salud Mental

    La Terapia ocupacional impacta positivamente en la Salud Mental y bienestar de los pacientes a través de técnicas, métodos y actuaciones basadas en las actividades de la vida diaria de las personas.

    La participación terapéutica de las ocupaciones apoya la implicación personal en el proceso de rehabilitación además de promover la adquisición, mantenimiento o recuperación a nivel cognitivo, psicológico, físico o social.

  • Actividad física

    La Actividad Física es fundamental para nuestra Salud Mental, ya que ayuda a que mente y cuerpo convivan en armonía. Todas las semanas llevamos a cabo un programa que incorpora Actividad física en gimnasio y al aire libre (si el tiempo lo permite).

    También ofrecemos un programa de psicomotricidad, que busca mejorar las condiciones físicas y emocionales de los pacientes favoreciendo la interacción entre ellos, incluyendo paseos, ejercicios de movilidad y dinámicas grupales.

    La Actividad Física ayuda a los pacientes a tener una actitud más positiva, más vitalidad y más calidad del sueño

  • Yoga

    El Yoga puede transformar tu cuerpo y tu mente, ya que es un proceso recíproco: la mejoría mental redunda en el beneficio físico, y el beneficio físico es bueno para la mente. El Yoga ayuda a los pacientes a relajarse, a respirar mejor y a concentrarse

  • Arteterapia

    Utilizar el arte como terapia expone la idea de que la creación artística por sí sola produce un efecto terapéutico en el paciente. La arteterapia es una terapia que usa el proceso creativo del arte para mejorar el bienestar físico y mental del paciente, y ayuda a expresar sentimientos y puntos de vista que, de otra forma, quedarían reservados para uno mismo y podrían generar frustración.

    La Arteterapia ayuda a los pacientes a mejorar el autoconocimiento, la autoestima, el control emocional, el estado de conciencia, la atención y la creatividad.

  • Hábitos Saludables/Nutrición

    Es muy importante seguir una alimentación adecuada, eliminar el consumo de tóxicos y respetar los horarios de sueño en nuestro día a día. Los hábitos saludables ayudan al paciente a recuperar un ritmo de vida adecuado y a mejorar su bienestar físico y mental.

Consolidar los cambios y mejoras.

Se continúa interviniendo para que los cambios y mejoras se mantengan en el tiempo. En esta fase la terapia tiene además una función preventiva de nuevas situaciones problemáticas.